Usted está aquí

Viernes, Diciembre 21, 2012 - 00:00

En la tarde del miércoles, nacía un oso hormiguero (Myrmecophaga Tridactyla) en el Zoo de Madrid. Ha sido un parto rápido y sin complicaciones e inmediatamente después madre y cría se resguardaban en la intimidad de las instalaciones

CRIA-oso-hormiguero-baja

Con apenas un kilo y medio de peso y unos 50 centímetros de longitud, el cachorro fue lamido por su madre para, a continuación, asirse al pelo y trepar hasta su lomo. En esta posición permanecerá los tres primeros meses en los que será amamantado hasta que realice sus incursiones en solitario.

Durante el primer mes, los visitantes podrán observar al cachorro, ajeno a los estímulos externos, firmemente agarrado a la madre mientras ésta le protege arropándole con su cola y hocico.

Salvo en épocas de apareamiento, los osos hormigueros son solitarios y la gestación suele desarrollarse durante un máximo de 190 días. Su curiosa morfología, de hocico largo y abundante pelaje pardo con una franja blanca en su parte inferior convierten a este mamífero en un fascinante animal digno de observar desde su alumbramiento.

Este nacimiento se produce dentro del Programa Europeo de Cría y Conservación de esta especie (EEP) en el que el Zoo de Madrid participa para conservar animales amenazados y favorecer las condiciones adecuadas para su supervivencia y reproducción.

Por el momento, y hasta que la cría adquiera la seguridad necesaria, permanecerá junto a  su madre en la instalación interior de osos hormigueros (continente América Central) donde el público podrá observar a ambas.

Como nota curiosa, el oso hormiguero se encuentra entre los mamíferos más antiguos del planeta, primo hermano de los armadillos y perezosos.